jueves, 19 de junio de 2008

En qué pensamos los niños cuando decimos "misterio"

Los dibujos animados, las películas para nosotros, las revistas, los libros están llenos de historias de misterios y fantasía. A los niños nos encantan, pero sabemos que son sólo historias. Lo que pasa es que a veces al jugar pues repetimos esas cosas porque igual que a veces jugamos a imitar a los mayores y a sentirnos como ellos, otras nos interesa divertirnos de maneras más imaginativas. Aunque los misterios nos llegan por todos lados, pocos nos preocupamos realmente. Lo digo porque lo veo entre mis amigos y otros niños que me voy encontrando.

Siempre he querido saber de dónde venimos los nacidos en este planeta, me refiero, ya sé que somos células, pero antes qué seríamos, y luego porqué morimos, porqué son tan cortitas nuestras vidas. También me pregunto qué sienten los animales y las plantas. Y la tierra, tan bonita que es no sé si está muerta o es una gran mente viva. Como cuanto más leo y pregunto más cosas diferentes me dicen, las ideas se me complican y llega un momento que ya no sé que creer.
Pero dentro de mi Anaïs preguntona sigue hablándome para que no deje de preguntarme estas cosas.

A veces también me pregunto si podemos hacer cosas con el pensamiento, una especie de magia. Pensar y hacer. Pero aunque lo he intentado pocas veces funciona y cuando pasa me creo que son casualidades. Y cuando quiero repetirlo no hay forma.

Pero no todos los niños pensamos igual. Muchos cuando hablamos de misterio sólo se creen que son historias de miedo. A mi no me da miedo que existan los fantasmas, me da pena, porque si existen esas almas están ahí por un motivo y o sé cual es. Supongo que también les debemos a nuestros mayores a ver las cosas con miedo o no. Muchos de mis amigos dicen que preocuparse de cosas que no son normales es una tontería y otros creen que por eso soy un poco rara. No me tratan mal, sólo que no entienden que me guste tanto leer sobre estas cosas, o ir a ver si son verdad. Pero no puedo evitarlo. En el colegio, desde muy pequeñita, en P-5, ya jugaba a investigar con mis amigas y ahora sigo haciéndolo. Pero a veces cuando me dicen que es raro, no digo nada, porque ya me he cansado de explicarles, que a mi lo raro me parece que ellos no se preocupen de los misterios, porque viven y no miran porqué viven, y me parece muy pobre, como si no tuvieran interés por la vida.
Bueno , pero qué le voy a hacer los amigos que me comprenden y los que no, siguen siendo mis amigos, así que cada uno pues que piense lo que quiera, o que no piense en nada si no le apetece, a mi a veces me pasa.

3 comentarios:

Juan Pablo Rodríguez dijo...

ojalá todo el mundo tuviera las ideas tan claras como tú, así todo iría mejor y no sólo en los misterios.

Juan Pablo

Marc Vidal dijo...

Enhorabuena por tu blog Anais, escribes muy bien y demuestras que los niños sois algo más que "locos bajitos". Que pases un verano divertido y lleno de experiencias bonitas.

Anaïs Madera Roldán dijo...

Juan Pablo muchas gracias por animarme de esa manera.
Marc muchas gracias por tus palabras, que demuestran que los niños somos algo más.