domingo, 17 de agosto de 2008

Me gustan los misterios de los niños que ven fantasmas: ¿qué ven realmente?


Los mayores cuando un niño le dice que ve fantasmas lo tienen claro, les dicen que están soñando y que tienen mucha imaginación. No se paran a preguntarles nada, ni pedirles datos para poder revisar si realmente son sueños o si pueden ser otro tipo de cosas. Si un niño va con su familia a hacer turismo, por ejemplo, a iglesias viejas, y ve algo corre de inmediato a decirle a sus mayores: “he visto un señor con espada, he visto un señor con vestido de cura, he visto una mujer”.
Si algún papá nos hace caso, los otros padres lo miran raro, como si estuvieran perjudicando a su hijo simplemente con escucharlo sin llamarle locos o soñador.
Cuando fui de excursión con mi colegio a las Minas de Barcelona. Casi todos oímos llantos de bebés y allí no había niños tan pequeños, ni nadie más, todos íbamos con los profesores en hilera, estábamos debajo de un sótano, que era una imitación de la mina de verdad. Y los lloros venían de la excavación a un montón de metros por debajo nuestro y donde llegar no es fácil. Pero no imaginemos que eran fantasmas, era tan real que llegamos a pensar que se había caído un bebé. Nuestros profesores fueron a preguntar a una que trabaja allí cosas sobre el lugar. Y preguntó si la gente podía bajar a ese lugar, le dijeron que no sólo verlo desde arriba.
Ningún adulto de los que venían con nosotros oyó al bebé, pero todos los niños de mi escuela lo escuchamos perfectamente. Y aunque muchos pudieran pensar que fui yo la que los oí porque me gustan los misterios y me lo imaginé, lo cierto es que yo fui de las últimas en escucharlo, y porque me lo dijeron mis compañeros, y cuando lo oía con ellos creíamos que era un niño de verdad. Es ahora, meses después, cuando creo que lo que oímos aquel día allí pudiera ser el llanto de un bebé de la prehistoria. La verdad es que pudimos provocarlo nosotros con nuestra mente, porque al estar allí era como sentir que habíamos viajado en el tiempo, y todos imaginábamos la dura vida que debieron de llevar sin supermercados, cocinas o microondas, sin televisión, sin escuelas, sin ropa. Y luego algunos de mis compañeros empezó a decir que los niños como nosotros en esa época tenían una vida muy dura y que se morían mucho. A partir de ahí se oyó el bebé. No era un llanto de dolor o muy grande, era sólo un llanto como de hambre o como cuando quieren que les cojas en brazos. Me acuerdo que al subir a la instalación de los arqueólogos yo pregunté a otro autobús de niños que llegaron cuando nos íbamos. Y aquellos niños de otro colegio salieron cuando nos comíamos fuera el bocadillo, y varias niñas me vieron y vinieron y me dijeron emocionadas, que ellas también lo habían oído. Una de estas niñas que yo no conocía antes me dijo que lo mismo era una grabación que ponían. Pero como luego he ido otras veces sé que no es así.
También conozco otras historias que me han contado niños un poco mayores y que sé que son verdad porque mi madre las investigó. Por ejemplo la de dos hermanos que estaban jugando en Sant Andreu de la Barca, en un terreno donde estaban de obras y había excavadoras. Jugaban a la pelota y ésta se perdió por debajo de una de las cadenas de la excavadora, el más grande de los dos niños fue a buscarla y volvió con su hermano. Luego la pelota se volvió a perder varias veces por el mismo sitio y fue de nuevo a buscarla. Cada vez que iba oía como un silbido, al principio no le hizo caso, pero después de varias veces si. Pensó que era un gato o un animal y miró por donde oía el silbido. Era en la excavadora debajo había un poco de hueco y los niños excavaron con las manos y palos, y salió un hueso del muslo, ese más largo del cuerpo que se llama fémur, fueron corriendo a contarlo a los mayores y estos a los policías, y así supimos todos que estaban haciendo obras sobre un viejo cementerio pagano (de ante de los cristianos) que no se sabia que estuviera allí. Y fueron muchos arqueólogos y sacaron un montón de cosas, pero a la semana, la obra continuó y hoy hay unos edificios muy chulos con piscinas y todo. A los niños les dijeron que el silbido debía ser aire en el suelo. Pero también habían oído voces y visto pequeñas luces. Les dijeron que los huesos cuando explota no sé que de fósforo hace luz. El caso quedó cerrado. La gente compró los pisos. Así que nadie miró nada más. A mi madre casi no le dieron permisos para mirar el lugar, salvo con los arqueólogos y niños.
Y luego después de unos años en el edificio que hay pegado al que construyeron donde el cementerio murió un niño ahogado en una piscina:

“SANT ANDREU DE LA BARCA (BARCELONA).- Un adolescente de 14 años murió el jueves por la tarde ahogado en una piscina privada de una urbanización de Sant Andreu de la Barca tras sufrir, al parecer, un corte de digestión, según informaron fuentes municipales. La piscina carecía de socorrista, estaba jugando en el agua con tres amigos menores de edad cuando se ahogó en la piscina. Fueron los mismos compañeros del joven, de origen colombiano, los que llamaron hacia las 17.45 horas al 061 para avisar del accidente, aunque cuando llegaron los servicios de emergencia no pudieron hacer nada para reanimar al niño. El niño ahogado vivía en Sant Andreu de la Barca pero no en el complejo del que forma parte la piscina, a la que acudió, al parecer, invitado por un amigo que reside en una de las viviendas de la comunidad”
Ya sé que podría no tener nada que ver pero el edificio está junto al otro. Y lo mismo en este también habían enterramientos y no sé sabe. A mi me resulta muy curioso. Ya sé también que estos casos no son los típicos de fantasmas vistos por niños. Dicen que nosotros los pequeños donde más cosas “de nuestra imaginación” vemos es en nuestra casa o de familiares. Solemos tener miedo principalmente a tres tipos de fantasmas negros o sombras cuando nos apagan las luces: Los que se ven por las ventanas. Los que están en el armario y los que salen de debajo de la cama. Tantos son los casos que se han escrito guiones de películas sobre monstruos que viven allí como Monstruos S.A. Pero la verdad es que yo he preguntado a muchos niños y nadie ve peluches feos, ven sombras. Por eso les llamamos monstruos, no sabemos lo que son porque son oscuras.
Otros niños ven a veces entrar a familiares muertos abuelos, sobre todo, que no hablan ni nada sólo entran o aparecen de la nada en los pies de la cama y allí se asientan. Todos me dicen que se quedan asustados, aunque fueran gente a la que quieren, y que se tapan la cabeza y procuran gritar para que alguien venga. Otros niños me cuentan que por la noche notan como alguien se sienta en la cama, aunque no pueden verlos y en ocasiones notan en la mejilla como un frío suave o en la mano como una caricia de viento. Un señor mayor me contó que él hasta se asusto cuando le paso una cosa muy grande de niño. Al parecer tenía varios hermanos mayores y uno más pequeño. Él estaba con los mayores interno en un colegio salesiano de Andalucía. Era su primer año. Y se sentía con pena. Y se acordaba mucho de su hermano pequeño que por los años todavía no podía ir al colegio ese y estaba en su pueblo con sus tíos y madre. Porque su mamá no tenía marido.
Me dijo que una mañana mientras los otros niños se iban duchando y el cura que les despertó se iba, notó que lo tocaban por la espalda estando sentado en su litera que era baja. Y miraba al baño esperando su turno, por detrás de él estaba la puerta. Al volverse vio a su hermano pequeño sonriendo en el otro lado de la cama que daba a la puerta. Le dijo “anda que haces tú aquí”, pero su hermano no hablo sólo le sonrió. Como su hermano mayor que dormía en su dormitorio estaba en el lavabo, miro allí y grito “Está aquí bolita”. Y volvió a mirar a su hermano, pero ya no estaba, creyó que se había salido al pasillo y fue en pijama corriendo esperando encontrar a su hermano y a su familia, la que lo hubiera traído. Pero sólo estaba el cura que dormía con ellos. Y le preguntó, el cura dijo que no había venido nadie.
Al final resultó ser que no hubiera podido venir su hermano porque acaban de atropellarlo con un coche en ese mismo momento en su pueblo, y había muerto. Cuando me cuentan estas historias me quedo asombrada, a veces se me pone la piel de gallina, y no es por que me de susto, sino todo lo contrario. No soy de las que van haciendo eso del vaso y las tijeras, y no me gusta que mis compañeros y amigos de clase lo hagan, aunque tienen mucha curiosidad y no me hacen ni caso. Y se esconden igualmente para hacerlo. Aunque siempre me invitan yo no quiero ir. A veces me preguntan porque no, si me encantan estos temas, pero yo siempre les digo que hay otras formas. Prefiero observar las cosas que pasan de forma natural o escuchar las historias que me cuentan para pensar en ellas. Por ejemplo también me dejo sorprendida lo que me contó un chico que ahora va al instituto, o sea que es más mayor que yo, y al parecer sea lo que sea lo vivió, porque su madre también dice que se lo contó ese día y lo tuvo que calmar y todo.
Este chico estaba jugando en un parque era verano y en su pueblo la gente era poca porque hacía mucho calor y casi todos estaban de vacaciones, así como sus dos mejores amigos estaban en un camping. Su madre le dio dinero para que bajara de su piso a la heladería La Jijonenca que estaba muy cerca. Y el chico se lo compró y de vuelta se paro en la plaza que hay en la entrada de su piso. Se sentó en un juguete de muelle y vio una niña en otro. Era más o menos de su edad, pero no la conocía. Pensó que era una niña pija porque llevaba un vestido que no iba a la moda, como si viniera de una comunión y llevaba el pelo recogido con una diadema roja. La niña era morena y guapa, pero parecía aburrida, a él no le gustaba jugar con niñas, pero como estaba sólo, le habló. Y la niña a él, un rato después estaban jugando a pillar y a esconder. Aunque era un poco aburrido porque la niña no quería salir de la plazoleta porque decía que no podía. Como estaba sola sin sus padres, él la animó para que lo hiciera creyéndose que la niña no salía porque sus mayores se lo habían ordenado. Ella le dijo que no podía porque siempre estaba allí. Y que le encantaba jugar con el porque los otros no le hacían ni caso. La madre del chico salió al balcón y lo llamó y riñó por tardar tanto. Y él le dijo que estaba con una amiga, pero la madre no la vio. Luego el niño le preguntó donde vivía para quedar más tarde cuando volviera a salir, y la niña le señaló un puesto de la Cruz Roja cerrado que hay en la plazoleta. Yo he pasado mucho por allí y siempre lo he visto cerrado y abandonado. Él niño se extrañó, como yo cuando él me lo contó. Y le dijo: “¿en los pisos de arriba?”, la niña le dijo que no que estaba siempre en la plaza o en la cruz roja, el niño le decía que era imposible que allí no había nadie, porque estaba cerrado. La niña le dijo que ya lo sabia, pero que como murió allí no puede moverse del sitio. El chico se rió. Y entonces la niña se enfadó, se levantó del banco donde estaba sentada junto a él cruzó la plaza y se dirigió a la Cruz Roja y “atravesó” la puerta. El niño fue corriendo, intentó abrir la puerta llamándola, pero ni contestó, ni la puerta se abrió y le dio tanto miedo que no podía moverse del sitio y se puso a llorar de miedo y llamaba a gritos a su madre, que como tenía el balcón abierto para ir mirándolo de inmediato bajó. La niña nunca apareció. A él después de calmarlo, le riñeron por mentir. Porque lógicamente todos los niños cuando contamos cosas curiosas que nos pasan parece que sólo mentimos, pero y si algunas veces…¡no hacemos otra cosa que decir nuestra verdad!.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Anais
segun lo q yo vivi de pequeña y vi,por lo menos para mi era real q veia sombras o personas,y desde muy temprana edad,y e podido hablar con una amiga d Gava q su hija cuando era mas pequeña hablaba con un niño y que decia siempre mama mira el niño esta hay,y señalaba a el techo y mi amiga tenia miedo,a veces no solo los niños los ven muchos adultos los ven igual,solo q no se puede contar por q es aun mas dificil q la gente este mas predispuesta a que lo crean debido a muchos factores,opero no me enrrollo y al grano wuapa te copio unos links y articulos sobre este tema por si los quieres leer y te son de alguna utilidad en Un futuro,besos.
EEUU - Un reality muestra a niños que ven muertos

Psychic Kids, el programa de televisión emitido por la cadena A&E, se asienta en la idea de 'ayudar' a niños de entre 8 y 12 años que ven y hablan con gente que ya ha muerto
http://axxon.com.ar/not/186/c-1861102.htm

Este video q te voy a copiar no te puedo asegurar q sea verdad,o un fraude mas d los miles q hay en la red,pero es curioso verlo,besos.
http://www.youtube.com/watch?v=wsdcx_8Ny4o&feature=related

Laura.

Anaïs Madera Roldán dijo...

Muchas gracias por el link
besos

Belduque dijo...

Hola estimada Anais!
Me encantó tu descripción de todo lo que comentas, con ese detalle que ni algunos "mayores" logran. Siempre guiate por el camino de la objetividad y la imparcialidad, palabras algo raras para ti ahora que eres pequeña pero que de grande marcarán la diferencia del buen quehacer de una autentica investigadora de misterios, en pocas palabras, siempre di la verdad.
Te deseo lo mejor de lo mejor!
Atte:
Belduque.

gruponexus dijo...

Hola, siempre que escucho o leo casos de llantos de bebés recuerdo una tarde de invierno hace ya tiempo. Yo era pequeño y era invierno. Un par de días antes al momento había nevado mucho y en ese instante decidí darme una vuelta por la ciudad. Tenía siete añitos y ya empezaba a darme paseos solo por la ciudad. Recuerdo que cerca de una fábrica abandonada podía escuchar el llanto de un bebé. Era muy insistente y me llamó mucho la atención en ese momento porque no había casas cerca. De primera no me resultaba extraño, pero en un momento dado me percaté que no había nadie cerca de ese lugar y menos con un bebé. El sonido era como cualquier otro llanto pero era muy insistente. Llegué a la casa con ese sonido en la cabeza y hasta el día de hoy lo recuerdo cada vez que leo o escuho situaciones parecidas...
Un saludo y suerte.

Dani Carrasco dijo...

Hola, he entrado a tu blog por casualidad, ya que estaba buscando información de sant andreu de la barca. Contarte que estas muy equivocada en lo que cuentas del tema de los huesos. Yo soy quien los encontró , junto con mi hermano. Tenia 16 años, y mi hermano 8.Te lo puedo demostrar pues tengo el períodico de Sant Andreu de ese mes. La história real es que pasaba yo y mi hermano con la bicicleta y nos fijamos en unas piedras grandes en la obra,al acercarme vi algo blanco que al excavar con las manos descubrí que eran huesos. Y avisamos a la policia, llegaron arqueologos y estuvieron sacando los restos.Encontraron mas de 50 tumbas de hace 1500 años. Pero ni silvidos, ni luces, es todo cuento. Lo del niño que se ahogó fué cerca del Palau, así que tampoco tiene nada que ver.No se quien te contó esas cosas pero la gente suele exagerar mucho estos temas! Un saludo! y si quieres saber mas aqui me tienes!

DANI CARRASCO

Anaïs Madera Roldán dijo...

Hola Dani, no sabes cuanto me alegro si es así que la casualidad te haya traido a mi blog, porque quiero conocer la verdad.
Yo fui con mi mamá cuando paso y hablamos con la policia, algunos arqueólogos y un jefe de obras.
Y con el del diario.
Pero si la historia sucedió de otra manera me gustará oirla de ti, ahora que ya no eres menor.
¿te apetece que mi mama y yo te invitemos a un café en el centro comercial este miércoles o jueves por la tarde?
abrazos y gracias por ponerte en contacto conmigo.

Anónimo dijo...

Hola anaïs,
Pues cuando querais si os va bien mañana miercoles yo tengo un ratillo libre por la tarde cuando llegue de trabajar,sobre las 18,30, me llevaré el diario también para que llo veais.A mi me gusta mucho contar la historia, asi que no tengo ningún problema. Este es mi correo, dancarger@hotmail.com, por si quieres enviarme la confirmación de que podeis quedar mañana vale? Un saludo!

dani carrasco

Anónimo dijo...

Si me encuentro muy de acuerdo con tu opinión de que en general los niños cuando vemos cosas los adultos lo atribuyen a la imaginación incluso a mi me paso yo empece a ver cosas a los 10 años tal vez menos y no me acuerdo yo ahora tengo 13 mi mama al principio me decía que era paranoia y que no eran verdad las personas que veía hasta yo misma me trate de convencer pero sabia que era algo mas un día a las 11 de la noche mas o menos yo estaba en el campo de mis abuelos con una amiga ya todos estaban durmiendo en la casa en ese entonces el closet cerrado se abrió yo le dije a mi amiga -oie tu abriste la puerta de el closet- ella claramente me respondió que no así que la puerta se empezó a cerrar luego una lampara colgada al techo super pesada se empezo a balancear muy fuerte y en la pieza teniamos las ventanas y la puerta cerrada las dos lo vimos y bueno eso para mi no es algo grave ya me acostumbre hace tiempo me quitaron mi plato de comida el cual se empezó a mover solo, al principio fue duro porque tenia mucho miedo ahora ya no sin embargo no me atrevo a hablar con los fantasmas que veo por que creo que una vez que lo haga me va a pasar mas seguido y ya no los voy a poder ignorar como lo hago, la ultima vez que uno de ellos se dio cuenta que lo veía no me dejo tranquila durante 3 dias y el me tocaba el pelo desde ese momento decidí ignorarlos porque no quiero que eso vuelva a pasar otra vez y creo que lo que me pasa es de familia mi abuelo de joven tenia visiones de accidentes o muertes y aun las tiene y mi mama tiene sueños premonitorios de también cosas que van a pasar algunas veces sin embargo ella no me cree y nadie en mi casa solo mi abuelo muchas veces me digo a mi misma y me pregunto yo no pedí esto porque? no quiero que la gente me vea distinto o como un bicho raro y me preocupa que esto se haga mas seguido no se que hacer.

Anónimo dijo...

mi hija ve sombras y aveces sueña con algo y luego pas es capaz de saber cuando va a pasar algo malo porfavor solo pido ayuda

Anónimo dijo...

Sigue una web con más informaciones sobre los seres espirituales negativos: "Manual de protección contra espíritus", que enseña a lidiar con estos fenómenos e incluye un capítulo dedicado a los niños: "10. Posesión e influencia en la infancia".

El link: https://madeproes.wixsite.com/proteccionespiritus

Abrazos,