jueves, 30 de octubre de 2008

Extrañas coincidencias continuadas en un día. sincronicidad. Extrañas casualidades.


Pues, ya sé que, suelen darse coincidencias extrañas, estar pensando en alguien y que te llame o visite. Encontrar algo que necesites y creías perdido.
A mi cuando me hace gracia es cuando en un mismo día se suman muchas de estas coincidencias. Porque cuando te lo cuentan los amigos parece que se lo inventan o le dan mayor importancia, pero cuando te pasa a ti, te paras y dices: ¡caramba con las casualidades!.
Las últimas fueron durante las fiestas del Barrio de Sants en Barcelona. Soy muy fiestera y me gusta mucho lo popular. Me da la sensación de que la gente es feliz cuando hacen este tipo de reuniones colectivas. Y siempre busco las mas cercanas, para que mis mayores, si pueden , me lleven. Era un secreto de mis gustos...pero, ¡bueno ya os lo he contado¡.
Aquella semana, porque las fiestas duran toda la semana, no podían llevarme y yo estaba un poco desanimada, porque quería ir. Las calles del barrio las decoran por asociaciones de vecinos y hay premios, y cada calle tiene por la noche una orquesta y puedes ir a todos los sitios sin salir del barrio. Pues espere al sábado que era el día en que, a lo mejor, encontraban un hueco para llevarme, y no tenía muy claro si era posible, así que me puse a leer en la cama. Pero me aburría, y no me apetecía llamar a ninguna amiga para que viniera a casa, quería estar tranquila, a veces me gusta eso. Y me dio por coger un viejo programa de radio de misterio, uno de mi madre de más de diez años de antigüedad. Me hace gracia coger esos, porque allí la veo más como yo, en estos momentos.
Y era una entrevista a los budistas que viven en Barcelona, me pareció interesante el invitado un tal Wan Chen. Lo escuché, lo oí hablar del Tíbet, de sus creencias, etc. Terminé y seguía aburrida, pero no quería gente en casa, estaba ansiosa por saber si iba de fiesta o no. Así que me puse una película. Escogí la española Mortadelo y Filemón, me reí de lo lindo, aunque ya la había visto otras veces. A los niños nos pasa eso, lo que nos gusta lo repetimos. En casa, a veces, me dicen qué si no me aburre lo que ya he visto varias veces. Mis amigos hacen igual que yo, porque se lo he preguntado.
Estaba terminando cuando entraron mis padres y me dijeron: "¡venga, cielo, te vas de fiesta con nosotros!". La alegría que me dio fue enorme, me arreglé rápido y cuando me di cuenta ya estaba en la fiesta. Fuimos a ver las decoraciones de las calles y hay empiezan las cosas curiosas:
La primera calle a la que vamos estaba decorada en un lado con una casa oriental preciosa y en el otro lado de la calle con un buda, me hice foto con mi madre y de repente nos giramos y veo monjes budistas allí. Les pedí para hacerme una foto con ellos y les pregunte por como iba el Tíbet. Y si había niñas lama. El señor mayor hablaba con mi madre, pues se conocían. Me lo presentó y dijo. Anaïs este señor es Wan Chen.
¡flipe en colores¡ caramba que casualidad. Le dije que le acababa de oír esa mañana. Y le tuve que explicar que en un programa de radio de hacia diez años.
Bueno estaba todavía diciéndole a mi madre lo curioso que me parecía esto de la coincidencia. Y me dice que vamos a tomar algo. Nos acercamos a una de las barras puestas en la calle pedimos, y miro, y al lado mío, se da cuenta mi padre que hay un actor. ¡Era el Mortadelo!. Acababa de estar viéndolo en casa hacia unas horas. Me hizo ilusión y eso aunque se que es un actor secundario, muy amable y simpático por cierto, y que trabaja en correos de Barcelona. Pero lo que más me hizo alegría fueron las dos coincidencias. ¿Os habéis fijado que le pasa a todo el mundo?

3 comentarios:

Joseba Z. dijo...

Sinceramente no sé qué decir, me tienes totalmente alucinado. Tengo que leer más a fondo tu blog, pero de momento te digo que me pareces una gran comunicadora, y que escribes mejor que muchos que andan por ahí.
Mi más sincera enhorabuena por tu blog.

Anaïs Madera Roldán dijo...

Gracias por lo bonito que dices.
Y por dejarme unas letritas. La gente lee, pero no se anima a escribir, y a mi me hace mucha ilusión.
Porque es la única forma de saber si se me entiende lo que cuento o no.
saludos esp@ciales

yaxkukmok dijo...

Te felícito Anaïs,me gustó mucho tu relato.¡Vaya que de coincidencias!.
Creo que a mí nunca me ha pasado lo que a ti.
Me gusta como escribes,se te entiende clarito todo.
Y te pido por favor que nunca pierdas la curiosidad y las ganas de aprender cosas nuevas en la vida y sigue escribiendo así de Bonito,ya que tus Historias son muy amenas y faciles de leer.
Y ahora yo soy un seguidor más de tu blog.
Felicidades y que pases una Navidad y Año nuevo feliz Junto a Tus Padres,Familiares y Amigos.