viernes, 17 de julio de 2015

Nostalgia

¡Hola a todos! Como ya dije hace... ejem... unos 4 añitos (ya incluso me da vergüenza decirlo...),  no he escrito hasta el momento con tanta asiduidad porque he estado muy ocupada con los estudios. Estos últimos años me he dedicado por completo a ellos porque quería conseguir buenos resultados y, bueno, al menos tanta demora ha tenido su recompensa. Ahora voy a cursar la carrera de Antropología (el estudio del ser humano) porque aún no he perdido la curiosidad por descubrir los misterios de la vida, pero he pensado que uno de los más asombrosos es sin duda la humanidad.

En este momento, después de conseguirlo con tanto empeño durante tantísimo tiempo, ha llegado el momento definitivo para retomar, una vez por todas, este blog por el que yo tenía una gran pasión en sus inicios. Sacrifiqué este querido blog para lograrlo, pero ya no hay más excusas. Ahora de verdad pretendo volver a la normalidad después de estos tantos añitos. Es curioso lo mucho que he extrañado el poder escribir mis opiniones sobre lo que más me gusta y, además, poder ver cómo vosotros también lo disfrutabais. A día de hoy aún no me lo creo, ni el que tanto os gustara, ni que aún lo sigáis visitando o al menos recordando. Eso significa muchísimo para mí y, por eso, siento que además de una disculpa, os debo el retorno de su funcionalidad.

Me gustaría acabar dándoos un gran abrazo a cada uno de vosotros por lo enormes que sois y porque gracias a personas como vosotras, con una sed insaciable de curiosidad, el mundo mejora un poco más cada día. Sin curiosidad, no habría afán de descubrir cosas nuevas y ese afán es el que permite que evolucionemos y nos movamos. Así que... ¡Gracias!

PD: Habréis notado un gran cambio en el diseño de la página. El motivo es simple: quería renovarlo ya que he crecido y ya me comenzaba a resultar un poco cansado ver siempre el mismo, aunque siempre me pareció genial.

¡Ah! No olvidéis que me podeis decir cualquier cosa en los comentarios o en mi correo electrónico (anaismadera@gmail.com). Podéis opinar, criticar, regañarme con cariño... ¡lo que sea! Así sabré que todavía estáis ahí y también sabré si os gusta o no mi vuelta al blog.

Un besito a todos, mis queridos amigos curiosos.

No hay comentarios: